Bahía de Kino 2014

Flickr: Gamaliel Espinoza

No tengo palabras para expresar cómo me sentí, pero haré el intento.

El día 26 de Octubre del 2014 fuimos a Bahía de Kino, ya tenía bastantes años sin ir (8 aprox.). Fue una experiencia genial, prácticamente no había puesto los pies en la playa desde que soy mayor de edad, una experiencia completamente distinta a las anteriores.
El viaje fue con mi familia, ellos habían ido varias veces en ese periodo, pero yo siempre había dicho que no. Fui un tonto.
Fue la primera vez que fui al muelle, por desgracia estaba destrozado, pero por fortuna pude tomar muchas fotos, que más necesito, además el clima estaba excelente con un viento “matador”.

¿Qué tanto es calientito? (2005)

Recién iniciábamos con el café Internet, recuerdo que en eso llegó la Marisol y quería hacer no sé qué cosa, entonces le dije que para eso debía crear un “correo caliente”. Luego se fue.

Más tarde volvió su mamá diciendo que su hija había llegado llorando porque yo le quería crear un correo caliente. Se supone que se sintió acosada o algo así.
Por supuesto yo me refería a hotmail, solo que lo dije en español, solo de broma. No me fue bien.

Hoy te he escrito, septiembre.

La verdad es que no siempre he odiado septiembre, aunque tampoco nunca me ha encantado, y eso que no estoy en absoluto disgustada del todo con el de ahora. Pero, septiembre, es que nunca sabes qué tiempo haces. Nunca sabes estar parado. Sólo saber hacernos volver a empezar casi de cero cada año que llegas. Nos mareas, nos vuelves locos. Nos pones todo perdido. Y encima vas y hueles a otros veranos.
Hoy me has olido a otro verano que no echo de menos especialmente, a cualquier otro,
a ninguno en concreto. Te confieso que no me ha parecido del todo mal.

IMG_3443

los veranos de septiembre.

 

 

Aclamados

Los psicópatas son aclamados en un mundo de locos aficionados.

El Internet archivado

Puede que no suene lógico, puede que suene increíblemente difícil, aunque es cierto que no está todo el internet archivado, sin embargo existe, existe un sitio para ver un archivo histórico, tanto de internet, obras de arte y otro tipo de publicaciones. Yo suelo consultarla para ver cómo se veía un sitio actual pero hace 10 años.

Es una organización si ánimo de lucro, incluso aceptan donativos. Ojalá pudieran apoyarlos para seguir teniendo un archivo histórico invaluable como este.

https://archive.org

El peso de los bytes

No tengo tanto tiempo, en realidad solo he estado en Internet desde 1999 (en teoría). Era difícil saberlo, saber cuán importante puede llegar a ser una página personal con diseño “horrible” de los 90’s y principios de los 2000’s.

En mis principios en este entorno de la red global, recuerdo que usábamos mucho las páginas personales, los portales de internet estaban de moda, la onda era querer hacer una página que tuviera todo tipo de contenidos, desde poemas hasta aplicaciones y videojuegos de la época. Lo que hoy llamamos sitios feos, antes era el pan de cada día en la red, sin embargo no vimos lo que teníamos hasta que lo vimos perdido. Continue reading

De futbol y porterías

Mi memoria me dice que esto sucedió por allá de un invierno de 1997, cuando solo tenía 9 cortos años de vida, en tiempos en que la infancia en su máximo esplendor y en que jugábamos en la calle en lugar de vivir en computadoras (ni siquiera teníamos).

Era un torneo organizado por una iglesia de Nazareno de la Colonia Altares (en Hermosillo, Sonora), éramos un equipo formado por morros con habilidades de futbol por debajo del promedio, lo que nos ponía en desventaja. Efectivamente: no era común que ganáramos… de hecho siempre perdíamos.

Un día antes de un partido, nos encontrábamos entrenando en el mismo lugar. En cierto momento un amigo dijo:
–Mira, una barilla enterrada, la voy a quitar, alguien podría tropesar.
En efecto, la quitó. El entrenamiento terminó y todos a nuestras casas.

Llega el día del juego, comienza el partido, pasan aprox. 20 min y la portería se viene abajo… era la barilla que la sostenía… yo era portero… me pegó en la nuca. Desde entonces algunos me recuerdan por ese suceso y yo no lo puedo olvidar.

Al menos puedo decir que ganamos 1 partido en nuestro tiempo como equipo.

¿De metal o de madera?

Esta es una más de mis historias de la infancia.

Eran unas vacaciones de verano por allá de 1997, yo tenía 9 años según recuerdo. Nos encontrábamos los plebes del barrio buscando cosas qué hacer, en eso que a alguien (no recuerdo a quién) se le ocurrió que hiciéramos carros con llantas de bicicleta.

Lo primero que pensamos era usar una java de tablitas de madera, con las llantas de un triciclo rojo ya inservible del gomer. Despué de estar pensando en cómo terminar el trabajo, depués de comer nos enteramos que el papá de Ramón (que era soldador de la Ford) decidió tomar parte de los materias y hacer un carro solo de metal; esto fue obviamente inesperado, y aunque si nos divertimos con él, había algo que no me había hecho sentir satisfecho, y era el hecho de que nosotros no hicimos el carro.

Nunca más volví a tratar de hacer un carro con mis propias manos.

El árbol es bueno (1997)

En estos tiempos en que el super nintendo era lo máximo en diversión. A pesar de eso aún jugábamos a otras cosas en la calle.

Un día estábamos jugando a la escondidas, era una “partida” bastante “jarcor”, todos estábamos escondiéndonos en lugares difíciles de encontrar. Después de algunas rondas, pensé: “Me voy a esconder en un lugar donde nunca me puedan encontrar”… y así fue, me escondí casi en la punta de un árbol, después de 5 minutos arriba no me encontraban, pero por dentro me estaba riendo burlándome de ellos. Después de un rato más me enfadé y me fui a mi casa.

Al llegar a la casa ahí estaban todos jugando al juego del correcaminos… me habían dejado escondido, ni les importó. Fail.